miércoles, 15 de julio de 2015

L'Apocalypse des animaux




Era un sweater de lana tejido a mano, con rayas blancas y amarillas, un edificio violeta en el medio y una antena de televisión. 
Era horrible.
En mis sueños aún lo quiero llevar puesto.
Dejaba la cabeza pegada al parlante.
De  noche, brillaban la lámpara y las lucecitas del amplificador.
La escucho en la cocina, pero está en todas partes.
Muy quieta. 
Que la canción no acabe nunca.



Y la casa se llenó de amor por siempre en esta noche de reyes.



No hay comentarios: